portfolio





Es un pintor joven que medita su obra, la cuida, no tiene prisa para pintar, le otorga a la obra el tiempo que se merece. Silencioso, como sus obras.

EL INICIO
Desde niño tuve interés en la pintura. Cuando salí de la secundaría y tenía que planear mis estudios, decidí meterme a una escuela vocacional a estudiar contaduría. El problema es que sentía que lo que hacía no me llenaba, era algo que no me interesaba, sentía un vacío. Al próximo semestre ya no quise saber de eso y decidí dedicarme a la pintura. No lo hacía de lleno porque es muy difícil dedicarte a esto cuando no tienes ingresos. No es algo que sea tan costeable. Entonces como igual no tenía dinero antes, mi vida no cambiaba. Tuve mucha suerte también, conocí gente que estaba estudiando en la ENAP o que ya habían salido. Me pegué con ellos y aprendí. Ahora son parte de mis mejores amigos, me enseñaron mucho. También con Thalía – mi pareja – he aprendido muchísimo.

NATURALEZA MUERTA Y PAISAJE URBANO
La naturaleza muerta es la forma en la que he aprendido a pintar. Son elementos que están a la mano y no requieren mucha planeación, ni producción. Están ahí, los tomo y es así como he aprehendido a pintar, observando el modelo. Se van dando otros intereses, por ejemplo, el paisaje urbano, aquí cuestión del dibujo es muy específica, precisa. Es un tratamiento distinto a pesar de que son edificios, podría decirse que no es algo orgánico pero sí lo es. Hay muchos valores que me interesan en el paisaje urbano porque creo que tiene relación con el bodegón. En el bodegón o la naturaleza muerta, por ejemplo, está esa parte de lo fugaz del tiempo, de la luz, incluso algunos elementos como frutas entran en descomposición. El paisaje creo que tiene que ver con esa circunstancia del tiempo, está cambiando todo el tiempo, deteriorándose. De hecho algunas de las imágenes que tomo son del Centro Histórico porque la mayoría son edificios muy viejos.

DIBUJAR Y PLANEAR
Cuando voy a empezar una pintura dibujo con pincel, pero el dibujo como lenguaje es muy distinto. En esto del paisaje urbano me refiero a factores como las distancias, las proporciones. Porque el dibujo no lo he explorado mucho. Cuando busco mis imágenes algunas se van dando de forma natural en el transcurso de los días, a veces las encuentro inesperadamente, para otras tengo inquietudes más específicas y busco algo que se acerque a mi idea, pero es la personalidad de la escena la que me atrae principalmente.

PINTAR EN LA ERA DIGITAL
Tiene que ver con esta cuestión del tiempo. No es lo mismo una imagen digital a todo lo que implica que lo haga una persona. Conscientemente estás expresando lo que tú eres a través de esa acción que es pintar. La necesidad de abordar el lienzo, supongo, que es instintiva. A veces tienes la necesidad de hacerlo. Tratas siempre de llevar por ese lado las cosas y hacer tus propios intereses aunque la pintura sea un encargo. La imagen es un pretexto para pintar. A mí me gusta mucho estar en el taller, esa es la actividad que me interesa, ya sea pintando, en contacto con el material, estarlo oliendo. Eso me gusta. A veces las imágenes tienen un peso que es importante pero otras el espectador le da un mayor peso del que realmente tiene.

LA CALLE ANTES DEL CRIMEN EN EL POEMA Y EN LA PINTURA
No elegí al poema, más bien elegí al poeta, a Xavier Villaurrutia porque leí otras obras de él. Supongo que por su personalidad, además habla de esto tan terrible que es vacío, la soledad y la muerte, es algo a lo que le damos la vuelta todo el tiempo. También creo que se relaciona con las cosas que yo expreso en la pintura. Los bodegones, las naturalezas muertas, tienen que ver con eso. Es una cuestión existencial: solo están ahí, no quieren decir más de lo que son. Es algo paradójico y complejo. Es el vacío y además la presencia física. Con este paisaje urbano quise hacer módulos, cómo contrastar cada uno de los otros. Quise generar esta sensación de una presencia física pero un vacío existencial.






feature image