portfolio





Está en el epicentro del tumulto, en esas calles que no dejan sitio para el silencio, y en su luminoso estudio recrea este caos y le da sentido, encuentra la belleza que lo habita.

EL TEMA
Tiene que ver con mi vida. Durante mucho tiempo viví en la periferia de Iztapalapa, en Xochimilco, ahí pinté una serie de cuadros de un frontón callejero, y exploré esas reservas ecológicas, esto me dio un proyecto muy padre “Naturaleza Antropizada” que lo trabajé durante cuatro años. La cercanía con Xochimilco me permitió entablar un diálogo con el paisaje y la naturaleza, no necesariamente pegada a la parte urbana. Después trabajé la naturaleza en los cementerios. Cuando vine hacia el Centro Histórico encontré que lo más parecido, ni siquiera de manera consciente sino de manera intuitiva, con mi trabajo del paisaje eran las librerías de viejo. Al explorarlo me di cuenta que el Centro como el paisaje es acumulación, hay desbordamiento de cosas y oficios. Paralelamente a las librerías de viejo desarrollé unas pequeñas piezas de oficios. Ahora estoy haciendo una combinación, entre la experiencia del paisaje y la experiencia del Centro.

LA MIRADA
No idealizo en mi pintura, siempre es un poquito más nostálgica y lo que procuro es mostrar aquello que muchas veces escapa a la mirada de la vida misma, del transitar tan rápido que llevamos actualmente en la sociedad que no nos detenemos a mirar los pequeños lugares. Esencialmente mi trabajo es sólo demostrar cómo es la belleza de ese lugar que pasa desapercibida.

LA METÁFORA
En realidad tengo metáforas pero generalmente nunca estoy esperando que el espectador vea algo en específico, me gusta que mi trabajo, a pesar de las narrativas visuales, pueda tener una posibilidad de muchas interpretaciones. Que tenga el carácter de pintura, y no sólo a nivel retinal sino a nivel de fenómeno; no a nivel de cosa, no como un objeto que contiene un espacio donde suceden cosas. La pintura y el óleo específicamente como elemento físico y material, tiene muchas cualidades que no tiene otro tipo de imágenes y exploro esas cualidades del medio, eso es lo que me gustaría que la gente percibiera.

LA RENOVACIÓN DEL ARTE
La cultura necesita una renovación, pero no una renovación de capoteos, una verdadera renovación, algo profundo. A la par de las problemáticas sociales que están sucediendo, también hay ciertos resplandores que no estamos disfrutando como artistas porque seguimos atados a una historia o a un discurso que no nos permite avanzar. No estoy en contra de la tradición, al contrario, mi planteamiento de renovación tiene que ver totalmente con la tradición, en mi punto de vista la renovación que se puede dar en el arte tiene que estar de la mano con la tradición y la alquimia. Hay personas muy valiosas, con mucha trayectoria y capacidad para plantear esta renovación. Se necesita replantear algunas políticas culturales para que estas personas puedan aportar. Hay muchos pintores en este país que pueden renovar realmente y ofrecer algo que puede ser tan valioso como lo que hicieron los muralistas en su momento.

CANTO A UN DIOS MINERAL DE JORGE CUESTA Y EL APOCALIPSIS DEL WUERO RAMOS
Jorge Cuesta, en mi interpretación, nos está hablando de una decadencia pero al mismo tiempo de una renovación, él, como buen químico que era, tenía ésta fascinación por lo cambios de la materia. Lo que apunta la alegoría que hice con este cuadro Dios Mineral es esa transformación de la materia como un fluir y un cambio social. Hay una transformación física de la materia que es el óleo mi material primario, y a nivel de la transformación de la imagen hay una búsqueda del cambio del estado social que estamos viviendo actualmente, por eso es importante que sea Bellas Artes. Me apoyé en la metáfora del mural de Orozco que se llama Catarsis que plantea la búsqueda de la destrucción y la renovación a partir del fuego, y lo vi muy coherente con el Canto a un Dios Mineral, donde el futuro puede ser incierto pero hay esta esperanza que viene de la catástrofe. El fuego con esta búsqueda de renovar no de aniquilar, no de sepultar, no de enterrar. Me interesó mucho establecer este diálogo entre el arte de la literatura y el arte de la pintura.






feature image