portfolio





Tiene un estudio natural, agreste, incontrolable que es el campo, la montaña, y otro en una habitación en la que recuerda lo que vivió en el terreno y lo recrea.

VIVIR EL PAISAJE
El paisaje requiere de mucha sensibilidad, tanto de percepción visual, como de todos los sentidos. Uno está inmerso en el modelo del campo, en un espacio de tres dimensiones, cambiante, en constante movimiento. A partir de eso voy abstrayendo ciertos momentos, ciertas formas, colores, la luz, para poder ir metiendo la composición que quiero expresar. Es difícil pero a la vez es enriquecedor, a mi me encanta estar en el campo, empezar un cuadro con una luz y de repente ya cambió y sacar otro y hacerlo. El mismo espacio, el mismo día tiene diferente paleta, eso enriquece mucho porque también es una forma de distraerme de estar encerrado en el estudio. Aquí estoy conmigo mismo enfrentando la obra, allá estoy enfrentado con el modelo natural cambiante y con el cuadro.

CREAR EL PAISAJE
Ese estado de la paleta, del color de la composición que yo quería no siempre se encuentra al cien por ciento, puedo componerle, meterle a la composición de la luz, decidir qué me gustó más. Siempre hay que recordar la primera impresión que causa el paisaje, ese momento que queda marcado con la huella de la luz, de un espacio, de un momento que es fugaz, es muy rápido y cambia, pero que hay que captarlo para repetirlo, interpretarlo y plasmarlo. Recordar qué me impactó, y lo reconstruyo adentro de mi mismo para luego compararlo y luchar contra la realidad que estoy viviendo y con lo que yo quiero poner. El paisaje también es memoria.

HABLAR CON EL PAISAJE
Percibo el viento, huelo el paisaje, es un diálogo, escucho lo que me está diciendo ese frío, ese aire helado que al mismo tiempo es lo que genera esta nieve que brilla con una luz intensa, preciosa. Pasa una nube y oscurece, y el mismo paisaje me dice, me aporta y encausa en lo que voy pintando. Se vive de una forma metafórica estar sentado viendo un paisaje cambiante, es sublime y me aporta espiritual y sensorialmente muchos elementos que desmenuzo, abstraigo y plasmo, en ese diálogo con el paisaje. Es poesía lo que contemplo ahí sentado, inmerso. Esa forma de interpretarlo y de asimilarlo para pintarlo es el punto en el cual entra lo sensorial, lo espiritual del ser humano con la naturaleza.

SUFRIR EL PAISAJE
Con las estaciones del año el paisaje cambia de luz. Estaba en un lugar más bajo en el valle y, en este caso, tuve que subir para captar esta contra luz en el día, tenía que agarrar un sol muy bajo del amanecer, entonces caminaba de noche para llegar al amanecer y terminaba muy cansado para trabajar y pintar o dormir, y decidí dormir en la montaña. Saqué fotografías y estudios de la nieve con la luz de la luna en la noche. No es lo que yo quería pero encontré cosas muy interesantes. Es cosa de decidir si quiero esta luz, en este espacio, en este lugar, tengo que llegar y estar inmerso, pasar dos o tres días ahí, habitarlo, como dicen muchos pintores: hay que sufrir el paisaje. Se sufre la temperatura. Cuando pinté este cuadro estábamos a tres o cuatro grados bajo cero; no podía estar pintado con guantes, me los quitaba, me los volvía a poner para calentarme las manos, me dolían muchísimo los dedos, es un reto contigo mismo, y el reto físico de las limitantes del cuerpo.

LA HERMANA AGUA DE AMADO NERVO Y EL PAISAJE DE JORGE OBREGÓN
Del poema de Amado Nervo Hermana Agua elegí la sección de La nieve, El hielo, La bruma, porque habla de la cromaticidad. Quise hacer llegar esos tonos fríos, azules, intensos que brillan, que destellan una luz muy pura, la nieve, el contraste. Llegar a ese punto en que la nieve te deja ciego, también hay oscuridad en la nieve y traté de captar ese momento de la nieve en la sombra, la nieve en la luz y la dramaticé en el paisaje. La nieve aquí en México, en nuestros volcanes, no cae como en un lugar placero y liso, sino en zonas escarpadas y accidentadas entre la piedra, la roca, por eso decidí meterle una paleta de grises y azules al cuadro para sentir qué es la nieve como el poema lo dice.






feature image
feature image