portfolio





Habla con la pasión, claridad y valentía del que ha vivido al límite y que ha entregado su vida a la pintura sin pensar en las consecuencias.

EL ORIGEN DEL ARTE
Los seres humanos estamos confundidos, para aclarar las cosas hay que ir al origen. Imaginémonos una pareja, una mujer y un hombre, completamente desnudos en este mundo donde todo cambia, nace, crece y muere. Entonces un día alguien agarró una piedra e hizo una hendidura en otra piedra. Se dieron cuenta de que eso era lo que permanecía. Y cambió a la piedra. Y luego vino alguien y cruzó esa piedra con otra línea e hizo una cruz. En este descubrimiento de las cosas, uno de esos seres humanos se quedó maravillado ante la puesta del sol, y emitió un ruido o hizo un gesto de emoción ante esa belleza. Ahora vamos a hacer una fantasía de cómo nace la idea. La pintura y la escritura tienen los mismos orígenes, buscan lo que no desaparece, lo que continua ahí y eso luego se pone, no sobre papel, sino sobre un papiro, y más tarde se vuelve mosaico con el color hasta llegar a la luz de Rembrandt. En ese proceso de lo permanente, de la admiración ante la belleza de la naturaleza, la reflexión sobre esa línea que está sobre una superficie, es cuando nace la memoria y el mito.

LA MATERIA DEL ARTE
A partir de la industrialización la idea del arte empieza a ser confusa, porque el arte es algo que se hace con la voz, con el cuerpo, pero sobre todo con una cosa, que el ser humano fue descubriendo durante siglos, que se llama el espíritu. En términos de arte no es posible separar la creación de la parte espiritual del hombre, que es una forma de emoción. El espíritu tiene que ver con la cultura, con esa emoción de ver una puesta de sol y de que lo que nosotros hacemos puede ser permanente. Borges dijo “Un momento, en la eternidad todos somos contemporáneos”.

LA CONFUSIÓN DEL ARTE
Hay muchas confusiones. Primero la palabra moderno no entra absolutamente en el arte. Etimológicamente el origen de la palabra moderno viene del latín modus: lo que sucedió hace un instante. Y eso se convirtió en moda y moda se convirtió en modernismo. El arte, tanto el músico como el pintor, el escultor, el arquitecto, el que hace tejidos, el que danza, tiene una memoria de siglos, si no recurre a esa memoria no tiene caso que siga adelante, porque seguimos haciendo los mismos sueños, seguimos soñando los mismos sueños de hace siglos.

EL MISTERIO DEL ARTE
Si el artista no tiene inteligencia emocional es preferible que se dedique a otra cosa. Hay una relación entre la ciencia y el arte, que es buscar ese misterio. La ciencia trata de descifrar el misterio del mundo y comprobarlo. El artista trata de que la duda sobre ese misterio permanezca. No tenemos la capacidad para aclarar ese enorme misterio, la única capacidad que tenemos es meterle poesía y arte a ese misterio.

NO SOY ARTISTA
El arte es una palabra muy desgastada, muy prostituida y muy mal entendida. Yo no soy un artista, soy un pintor. Y los bailarines son bailarines, y los cantantes son cantantes y los actores son actores y los cineastas con cineastas. ¿Qué es la poesía? La poesía es síntesis, es metáfora, es canto, es lamento.

LA PINTURA DE FRANCISCO ICAZA Y LA POESÍA DE OCTAVIO PAZ
Nunca he separado mi pintura de la poesía. Este cuadro yo lo hice cuatro, cinco o seis veces. Hacer dos cuerpos, uno frente al otro, es un dilema de composición. Es más fácil componer con tres cuerpos, con cuatro que con dos. Pero dos cuerpos como astros –dice Octavio Paz- como piedras, como animales, fue un reto. Uno nunca termina el cuadro, se abandona para no estropearlo más, para no pintarlo más. Si a mí no me sorprenden los cuadros los destruyo totalmente. Cuando esos dos cuerpos no tenían emoción, volvía yo a echarle color y darle y darle, hasta que un día vi esos dos y dije bueno, me sorprende este cuadro. De eso habla Octavio en su metáfora, de una confrontación, de una unión y de un problema de dos.






feature image